InicioInformación Corporativa Institucional Historia

Banca en Línea

 

Gestiones en Línea

 

 

 

Historia del Banco


No fue fácil, requirió de mucho esfuerzo, largas horas de trabajo y vencer obstáculos, como siempre sucede con las obras que serán grandes. Pero había un espíritu visionario y tenaz en un hombre admirable: Don Luis Escalante Arce. Fundador de Banco Agrícola Comercial. Fue el 24 de marzo de 1955 cuando se abrieron las puertas de una nueva institución bancaria, que se ubicó en San Salvador, en la Quinta Avenida Sur No 124. Inició sus operaciones con un capital social de un millón de colones, aportado por 24 accionistas, y un capital laboral compuesto por 14 empleados. Su lema fue: "Un banco progresista al servicio de un país progresista" y la genialidad y visión empresarial de Don Luis, hicieron que este lema fuera una realidad a corto plazo porque al impulsar la modalidad del ahorro popular, diseñado para beneficiar al sector de comercio informal- señoras de los mercados, comerciantes en pequeño y empleados de los niveles más sencillos- hizo posible su fortalecimiento y pronto crecimiento.

La inventiva y habilidades financieras de Don Luis eran enormes. Bajo su administración se fundaron en 1956, en San Salvador, las Agencias Concepción y Cuscatlán y la primera Agencia departamental en Sonsonate, después se abrieron otras agencias para cubrir las necesidades de sus respectivas localidades. Desde su fundación, Banco Agrícola ofrece un remarcado sentido de servicio, cambiando totalmente el concepto bancario en El Salvador. Abre sus puertas con un horario muy diferente a los reducidos espacios de atención al público que ofrecían los demás bancos. Pero no solo los horarios eran diferentes, existía una estrategia completa detrás de una oferta novedosa y que para todos resultó sorprendente: este nuevo banco permitiría abrir cuentas de ahorro a personas que por sus ingresos y ocupación, no calificaban para ello. Cabe mencionar que, además, a los clientes se les ofrecía el servicio de Caja a Domicilio el cual consistía en que por las tardes, un empleado del banco iba a recoger sus remesas, anotándoles en su libro de ahorro la cantidad ingresada. Posteriormente este servicio se extendería en un pequeño vehículo blindado para clientes que se ubicaban más lejos y cuyos depósitos serían mayores. Otra novedad fue el "Beneficio Familiar por Defunción" que resultó como un seguro para los familiares del ahorrante fallecido. Tiempo más tarde, siempre buscando servir a las grandes mayorías, Banco Agrícola lanza otro nuevo producto: los Créditos Personales que se convirtieron en la solución para miles de familias salvadoreñas que necesitaban cubrir alguna emergencia o una necesidad específica. En esa época el crédito familiar o personal enfocado al sector laboral era algo desconocido ya que los bancos orientaban sus créditos a la agricultura, industria y comercio.

Entre todos los servicios bancarios que con el paso del tiempo se fueron innovando en el país, siempre los de Banco Agrícola han sido los más ventajosos para los clientes y eso lo colocó a la cabeza de los bancos del sistema.

El 7 de marzo de 1980 fueron nacionalizados todos los bancos del sistema financiero salvadoreño; este proceso tenía entre sus objetivos democratizar el crédito, permitir a los empleados la participación en el capital social y apoyar financieramente la reforma agraria. La nacionalización, en general, tuvo vigencia durante la década de los 80's, y fue a partir de 1989 que se redefinieron los objetivos para la banca salvadoreña, y se acordó:

Fortalecer y sanear las instituciones financieras para luego privatizarlas.

Despolitizar el sistema financiero, a fin de estimular la inversión en sus instituciones. Mediante la liberación del mercado financiero, generar un sistema eficiente, competitivo y rentable.

Contribuir a la estabilidad económica del mercado financiero.

Contribuir a la estabilidad económica, reduciendo presiones inflacionarias y fortaleciendo el ahorro interno.


Después de la estatización de la banca se entró a la etapa de la renovación y reprivatización. Es meritorio mencionar el excelente trabajo que en esta época desarrolló el entonces Presidente del Banco Agrícola, Ing. Ramón González Giner, preparándolo para reiniciar la marcha con un objetivo claro: volver a tener el liderazgo bancario en EL Salvador y porque no también en exterior.

En mayo de 1992 ingresa como Presidente del banco, el Ing. Archie Baldocchi quien con su amplia visión financiera y claro objetivo de ser el mejor banco de El Salvador y Centroamérica, logró expandir los servicios bancarios a nivel nacional e internacional, abriendo puntos de atención en ciudades importantes del país, construyendo modernas agencias y creando las novedosas agencias virtuales.

A nivel regional se ampliaron los activos del banco a través de Banpro en Honduras, Caley Dagnall en Nicaragua y se abrió la sucursal en la ciudad de Panamá. Además Banco Agrícola, se consolida como líder atendiendo a la banca empresarial. Se iniciaron operaciones en ciudades importantes de los Estados Unidos como Los Ángeles y San Francisco en California. También se creó el Conglomerado Financiero Banagrícola. Otro de los avances en los servicios fue la implementación de Cajeros Automáticos y posteriormente de la Banca Virtual, disponiendo de tecnología bancaria de punta para que el acceso de los clientes a sus cuentas pudiera darse en cualquier momento, desde la comodidad de su hogar o de su trabajo, sin tener que movilizarse a ninguna agencia.

Los medios paralelos creados son PCbac Personas, PCbac Empresas, ATM´s y Kioskos PCbac. Es así como surge la familia de canales electrónicos que se conforma de Cajeros, Telebanca, Kioskos y e-banca (Personas y Empresas).

Para fortalecerse como líder en el mercado, Banco Agrícola, adquiere en el año 2000 Banco de Desarrollo, que era el número cinco en el mercado financiero, así mismo, al siguiente año consolida su liderazgo adquiriendo Banco Capital, número seis en el ranking de bancos salvadoreños, es así como se posiciona como uno de los bancos más grandes de El Salvador. En el 2003, ingresa como presidente el Lic. Rodolfo Schildknecht quien continuó con la visión de mantener el rumbo que ha llevado a Banco Agrícola a ser uno de los bancos más exitosos de El Salvador y la región Centroamericana.

Banco Agrícola se ha esforzado día a día por ser el mejor banco de El Salvador. Este empeño por buscar la excelencia es reconocido por revistas y periódicos especializados que nos ubican en el primer lugar, tales como: Euromoney, Global Finance, Latin Finance, Summa, The Banker, El Economista, Estrategia y Negocios y Periódico Moneda.

A partir del año 2004, el proceso de globalización dio un giro relevante hacia la internacionalización de la banca salvadoreña, y el mayor movimiento de dicho fenómeno se dio en el año 2006, año en el que la mayoría de las instituciones financieras anunciaron públicamente su venta a bancos extranjeros. Ahora los principales bancos operan bajo la dirección de marcas de trascendencia mundial como Scotiabank, HSBC, Citi Group. En este sentido, Banco Agrícola anunció su venta en diciembre del año 2006, dando a conocer que formará parte del Grupo Bancolombia, uno de los grupos financieros más importantes de la región sudamericana.

En este contexto, Banco Agrícola sigue siendo el banco para los Salvadoreños, y a partir del año 2006, bajo la dirección del Ing. Roberto Orellana Milla, como Presidente Ejecutivo, quien cuenta con una larga trayectoria y experiencia en la banca, continua con la firme convicción de cumplir su visión empresarial, de ser una organización comprometida con la excelencia, que satisface las necesidades financieras de los clientes, con soluciones integrales e innovadoras.

A partir del 1 de octubre de 2010 el Lic. Rafael Barraza se convirtió en el nuevo Presidente Ejecutivo, relevando al Ing. Orellana Milla en sus funciones y cargo. El Lic. Barraza asumió este nuevo reto, guiando el marcado liderazgo de la institución financiera, apoyando el crecimiento y el ahorro de todos los salvadoreños. Es graduado de Rice University de Estados Unidos de América, y posee una Maestría en Economía Aplicada de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Es, además, un reconocido analista económico y columnista de opinión. En su experiencia profesional destacan sus cargos de Director General, de la prestigiosa Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN), en el cual tuvo bajo su responsabilidad la ejecución del plan estratégico para posicionar internacionalmente esta institución. También, el Lic. Barraza fungió con mucho éxito como Presidente y Vicepresidente en Banco Central de Reserva de El Salvador; además ha ocupado otros cargos y ha recibido diferentes distinciones a través del desarrollo de su trabajo, entre ellas están: Director de la Junta Directiva de Banco Agrícola, Director de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, Director de la Fundación de Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), Gobernador Propietario ante el Fondo Monetario Internacional, Gobernador Alterno ante el Banco Mundial, Gobernador Alterno ante el Banco Interamericano de Desarrollo, Gobernador Alterno ante el Banco Centroamericano de Integración Económica y también fue Presidente del Consejo Monetario Centroamericano.

Servicios