InicioInformación Corporativa Gobierno Corporativo Gestión Integral de Riesgos

Banca en Línea

 

Gestiones en Línea

 

 

 

Gestión Integral de Riesgos

Gestión Integral de Riesgos

Gestión de Riesgos

La Administración Integral de Riesgos es un enfoque estratégico de Banco Agrícola, bajo los lineamientos de Bancolombia, basada en los principios definidos por la normatividad nacional y extranjera y la estrategia corporativa. La Administración Integral de Riesgos contempla su identificación, medición, monitoreo y mitigación, y está centrada en un proceso de creación de cultura cuyo objetivo es lograr que cada empleado administre el riesgo inherente a sus actividades del día a día.

Una condición previa a la evaluación de riesgos es el establecimiento de objetivos enlazados en distintos niveles. Para el Grupo Bancolombia los objetivos generales son Crecimiento, Rentabilidad y Eficiencia y como objetivos específicos se tienen: La efectividad y eficiencia de las operaciones, la confiabilidad en los reportes financieros y el cumplimiento de leyes y regulaciones.

La evaluación de riesgos es la identificación y el análisis de los riesgos relevantes para la consecución de los objetivos, constituyendo una base para determinar cómo se deben administrar los riesgos.

El control interno ha sido pensado esencialmente para limitar los riesgos que afectan las actividades de las organizaciones. A través de la investigación y análisis de los riesgos relevantes y el punto hasta el cual el control vigente los neutraliza se evalúa la vulnerabilidad del sistema. Para ello debe adquirirse un conocimiento práctico de la entidad y sus componentes de manera de identificar los puntos débiles, enfocando los riesgos tanto al nivel de la organización (internos y externos) como de la actividad.

Banco Agrícola busca dar cumplimiento a las normativas: NPB4-47 sobre la Gestión Integral de Riesgos en Entidades Financieras en la cual se establecen elementos mínimos para la gestión integral de riesgos de acuerdo a la naturaleza y escala de las actividades del Banco; la norma NPB4-48 para el Gobierno Corporativo en las Entidades Financieras que tiene como objetivo establecer las bases mínimas que se deben adoptar para fortalecer las practicas de gobierno corporativo dentro del proceso de gestión de riesgos financieros, operacionales y otros; la norma NPB4-49 sobre La Gestión de Riesgo Crediticio y de Concentración de Crédito que tiene como objeto proporcionar lineamientos para la adecuada gestión del riesgo de crédito y criterios para la adopción de políticas y procedimientos para su identificación, medición, monitoreo y control; y la NPB4-50 Normas para la Gestión del Riesgo Operacional de las Entidades Financieras cuyo objetivo es el de proporcionar lineamientos mínimos para una adecuada gestión del riesgo operacional y criterios para la adopción de políticas y procedimientos relacionados con el desarrollo de metodologías para la gestión del riesgo, acordes con la naturaleza, tamaño, perfil de riesgo de las entidades y volumen de sus operaciones.

Principios y Objetivos de la Gestión de Riesgos

Dentro de las actividades realizadas por el Banco, los distintos tipos de riesgo son administrados basándose en los siguientes principios:

•Administración de riesgos independiente respecto de las unidades de negocio:

para lo cual el Banco cuenta con una unidad especializada para la supervisión y gestión de riesgos específicos, evitando conflictos de interés y asegurando una adecuada separación de funciones y responsabilidades.

•Visión global e integral:

la administración de los riesgos se realiza dentro de una visión integral, considerando los efectos e implicaciones en la planeación estratégica del Banco.

•Cumplimiento de las políticas de riesgo:

incluidas en la normatividad interna establecida por el Banco, que incluye niveles de delegación, estrategias, límites de exposición, planes de contingencia, etc.

•Cumplimiento de normativas:

compromiso por el estricto cumplimiento de normativas nacionales e internacionales, así como la aplicación de las mejores prácticas y estándares relacionados al riesgo, contando con el apoyo y cultura empresarial del Grupo.

•Diversificación:

contar con una adecuada diversificación entre clientes, productos y segmentos, gestionando la concentración de riesgo crediticio, a través del establecimiento de políticas y límites de crédito.

•Monitoreo Continuo:

mantener un control adecuado para cada riesgo y un continuo monitoreo al portafolio de créditos del Banco.

•Cultura de administración de riesgos:

para el Banco es fundamental contar con una cultura de gestión de riesgos que contribuya a dar el apoyo necesario a los planes de desarrollo del Banco.

Comité de Riesgos:

Comité de Riesgos:

su función primordial es la de servir de apoyo en la aprobación, seguimiento y control de las estrategias y políticas para la administración de los riesgos. Adicionalmente tiene otras funciones como la de informar a la Junta Directiva sobre los riesgos asumidos por el Banco, su evolución, sus efectos en los niveles patrimoniales y las necesidades adicionales de mitigación, la definición del apetito de riesgo y aprobar las metodologías de gestión de cada uno de los riesgos.

Otros Comités designados por la Junta Directiva:

•Comité de Créditos:

Este Comité tendrá por objeto entre otros aspectos decidir sobre el proceso de aprobación de crédito, la estructura y composición del portafolio de cartera, las metodologías y herramientas de gestión del riesgo de crédito y conocer el informe de las operaciones aprobadas por el nivel inferior. Adicionalmente, corresponderá a este comité aprobar el régimen de excepciones, definir mecanismos de operaciones urgentes y delegar atribuciones en otros comités o instancias.

•Comité de Gestión de Activos y Pasivos e Inversiones:

tiene como función aprobar las políticas especificas relativas a la gestión de activos y pasivos, monitorear de forma periódica los riesgos a los cuales se está expuesto, aprobación de tasas de interés activas y pasivas, diversificación de fuentes de fondeo, revisión y gestión del plan de contingencia de liquidez y cumplir requerimientos legales.

•Comité de Riesgo Operativo:

tiene como funciones primordiales el establecer medidas preventivas y recomendar medidas correctivas del sistema, productos, procesos, etc., establecer medidas preventivas y correctivas sobre casos de clientes como operaciones irregulares o sospechosas, gestionar y contribuir a la prevención de fraudes y mantener integridad de los controles internos.

•Comité de Auditoría:

tiene entre sus funciones y responsabilidades colaborar en el diseño y aplicación del control interno; conocer y evaluar los procesos de información financiera y los sistemas de control interno del Banco y examinar la labor desarrollada por la unidad de riesgos.

Gestión por Tipo de Riesgos

Como parte de las actividades del negocio, el Banco enfrenta diversos tipos de riesgos los cuales debe administrar de forma adecuada para evitar que estos resulten en pérdidas. A continuación, se detallen los principales riesgos asumidos.

Riesgo de crédito:

el riesgo de crédito es aquel que surge de la posibilidad de pérdida debido al incumplimiento total o parcial de las obligaciones contractuales por parte de nuestros clientes para con el Banco. La administración de este riesgo comprende las políticas y procedimientos mediante los cuales se evalúa, asume, califica, controla y cubre el riesgo crediticio, no sólo desde la perspectiva de respaldo a través de un sistema de provisiones, sino también a través de la administración del proceso de otorgamiento de créditos (incluyendo las herramientas, procesos y sistemas que se utilizan) y al permanente seguimiento al portafolio de deudores. El proceso en la toma de decisiones comienza con la evaluación del riesgo de crédito del cliente, considerando la evaluación de la solvencia actual y proyectada del cliente, resultados financieros, la industria en la cual opera, tendencias económicas y políticas y la capacidad de repago del cliente. Dependiendo del segmento de mercado (Banca de Empresas y Gobierno o Banca de Personas y MYPE) así será el modelo de evaluación y administración del riesgo de crédito a aplicar, definiéndose en este mismo sentido las metodologías de resolución y herramientas a usar, entre sistemas automatizados o evaluaciones manuales, modelos discriminantes o evaluación puntual de clientes, entre otros. Existen Políticas, Manuales y Procedimientos para cada segmento y tipo de operación, así como diferentes niveles de delegación en relación a los tipos de riesgo de crédito.

Riesgos de mercado:

El riesgo de mercado se deriva de los movimientos adversos en las condiciones de mercado (tipo de cambio, tasa de interés, etc.) que provocan un deterioro del valor de mercado de los activos que pueden significar pérdidas que afectan directamente los resultados financieros del Banco. Se realizan las siguientes mediciones:

•Evaluación de las brechas de tasas de Interés:

Se efectúa el análisis de sensibilidad de cambio de tasas de interés para los activos y pasivos, luego se establece la brecha de sensibilidad sobre la cual se mide el impacto adverso.

•Evaluación Portafolio de Inversiones:

Se mide el riesgo de mercado mediante el Valor en Riesgo (VaR) tanto para los títulos negociables como los títulos disponibles para la venta, para determinar la pérdida potencial en un horizonte de tiempo establecido, para los cual se establece un límite.

Riesgo de Liquidez:

Es el riesgo de que el Banco no cuente con la capacidad para hacer frente a las obligaciones financieras, presentes y futuras, como consecuencia de la falta de caja, por las condiciones adversas que provoque que el costo del fondeo sea extremadamente alto. Así mismo es la incapacidad para liquidar activos sin incurrir en pérdidas no soportables debido a problemas en la negociabilidad. El Banco realiza las siguientes mediciones:

•Evaluación de las brechas de liquidez:

Se efectúa el análisis de descalce entre activos y pasivos teniendo en cuenta la estabilidad, la diversificación, los índices de renovación y se establece un límite para el monto de salida máxima de fondos en relación al vencimiento de activos y pasivos en un período establecido.

Así mismo se da cumplimiento a los requerimientos establecidos en las normas para determinar las Relaciones de Plazo entre las Operaciones Activas y Pasivas de los Bancos (NPB3-08) y el cumplimiento de la Reserva de Liquidez (NPB3-06).

Adicionalmente, se cuenta con un Plan de Contingencia de Liquidez, el cual establece un marco con el cuál determinar acciones apropiadas ante el acontecimiento de una crisis de liquidez.

Riesgo Operativo:

el riesgo operacional es la probabilidad de incurrir en pérdidas ocasionadas por fallas o debilidades en los procesos, en las personas, en los sistemas de información o en eventos externos. El sistema de administración de Riesgo Operativo está compuesto por elementos (políticas, procedimientos, documentación, estructura organizacional, el registro de eventos de riesgo operativo, órganos de control, plataforma tecnológica, divulgación de información y capacitación) mediante los cuales se busca obtener una efectiva administración del riesgo operativo.

Riesgo Reputacional:

es la posibilidad de incurrir en perdidas producto del deterioro de la imagen del Banco, está relacionado con la publicidad o rumores, que afectan de manera negativa la imagen del Banco, los cuales pueden originarse en cualquiera de los aspectos de la actividad bancaria, pudiendo ser por las prácticas de negocios, la forma y manejo de las operaciones, la conducta de nuestros colaboradores, la atención a clientes, por la no atención a las normativas internas y regulaciones establecidas, así como a instrucciones de los supervisores y consecuentemente podrían incidir en la cartera de clientes existentes y generar costos para el Banco.

La gestión y monitoreo se consigue mediante la observación y cumplimiento a todo nivel de nuestro Código de Ética, Código de Buen Gobierno, Políticas y Procedimientos internos, así como a través de herramientas y esfuerzos diversos tendientes a generar una cultura de cumplimiento en todo el Banco, comenzando con los procesos de selección e inducción.

El cumplimiento de mejores prácticas para la gestión y control de todos los riesgos inherentes a la actividad bancaria, constituye también una herramienta básica y fundamental para la mitigación del Riesgo Reputacional; en este sentido, en la medida en que los demás riesgos son mitigados, la reputación del Banco no se ve afectada.

Servicios